Siestódromos o como hacer negocio con la siesta

Una de nuestras costumbres más ancestrales, auténticas y placenteras -léase, la siesta- no solo se ha convertido en objeto de deseo en medio mundo, sino que además ha pasado a ser uno de los productos más cotizados. Y es que desde hace unos meses los siestódromos -espacios privados en los que poder pegar una cabezadita, o un siestón al más puro estilo Camilo José Cela- en cualquier momento del día- se están poniendo de máxima moda en lugares tan dispares como Nueva York, Tokio, Dubái, Londres y, cómo no, Madrid.

TOMARSE UNA SIESTA

El primero de estos lares oficiales para el pestañeo ha sido abierto por una compañía gala en los Emiratos Árabes y los han venido a denominar como “bares para la siesta”, la única diferencia es que aquí no se viene a tomar un chupito o una refrescante caña entre horas de trabajo… aquí se viene a echar la siesta en las mejores de las condiciones para ello. Al efecto, estos establecimientos cuentan con unos sillones de última generación, aderezados por almohadas especiales para, con el chill-out de fondo y una iluminación menos a que a medio gas, todo nos lleve a entregarnos a los brazos de Morfeo en un rato para cargar pilas en el azaroso devenir diario.

YA EN MADRID

Recientemente en Madrid se ha abierto el primer siestódromo de España. Y al parecer ya es un negocio más que floreciente. Siesta & Go es como se llama, está situado en los bajos de Azca de la capital de España -en todo el meollo financiero madrileño- y cuenta ya con una amplia y variopinta nómina de socios que disfrutan cada día de ese ratito de asueto, en los más de veinte espacios en los que echar una cabezadita reconfortante. Se puede siestear en habitaciones individuales con todo el equipo necesario para poder descansar, o habitaciones compartidas con camas litera con dosel -para ofrecer una mayor sensación de intimidad- e incluso sillones orejeros con reposapiés.

“El cliente recibe al entrar en el local un lote completo que incluye una camiseta básica, zapatillas, tapones para los oídos, antifaz, equipo dental y auriculares. Además, se pone a su disposición puestos de estudio para los que quieran trabajar en silencio, e incluso tablets, libros y prensa”

Como informan desde Siesta & Go, “el cliente recibe al entrar en el local un lote completo que incluye una camiseta básica, zapatillas, tapones para los oídos, antifaz, equipo dental y auriculares. Además, se pone a su disposición puestos de estudio para los que quieran trabajar en silencio, e incluso tablets, libros y prensa”. Y, por supuestísimo, aquí no están permitidos los móviles, ni nada que pueda perturbar mínimamente el sueño de los clientes. Terminantemente prohibido. Son los propios trabajadores del siestódromo los que, cuando toca, despiertan suavemente al que le toca y así lo ha dejado avisado, para devolverlo así a la trepidante e intensa marcha habitual.

 

Lo mejor es la siesta de (al menos) media hora

Recordemos que el tiempo ideal para poder despejar la mente oscila entre los veinte minutos y la media hora y que la siesta tiene múltiples beneficios para la salud, como el mejoramiento de la circulación sanguínea y la prevención del agobio y el estrés, lo cual ha sido demostrado por diversos estudios. Además, favorece la memoria y los mecanismos de aprendizaje.

Sabicol Air, siestas sin calor

No obstante, y de momento, los que prefieran echarse la siesta “a la clásica” -es decir en casa- lo pueden hacer sobre un colchón Sabicol eligiendo sobre su amplísima gama entre los que, para estos días de caluroso verano, recomiendan los modelos AIR que son los más transpirables, firmes e higiénicos del mundo ya que, gracias a su especial estructura, maximizan la circulación de aire por su interior y facilitan un descanso sin calor.

……Ahora ya es solo cuestión de gustos.